Concepto de partido político

La palabra partido se deriva en su etimología del verbo latino “partire”, siendo su participio, con el significado de “división”; mientras que político proviene del latín “polis”, ciudad-estado griega, y se refiere a todo lo que conduzca al bien de la comunidad, ciudad o polis.

El término partido político comenzó a utilizarse en el siglo XVII, siendo el político liberal británico, Edmund Burke (1729-1797), quien lo diferenció del concepto de facción, pues los intereses a que una facción atiende son egoístas y sectoriales, mientras que el partido político pugna por el bien de todos los habitantes de una comunidad política.

Concepto de partido político

Los partidos políticos nacieron como consecuencia de los distintos idearios y medios de acción concebidos por diferentes grupos para llevar a cabo desde el poder cuando pudieran conquistarlo, y para lograr el fin político. Surgieron con las modernas democracias representativas, y el sistema de sufragios como medio de elección de sus autoridades por parte de la ciudadanía.

Los partidos políticos hacen a la esencia de los sistemas democráticos, pues expresan las diversas opiniones sobre medios y fines para obtener la mejor organización social posible. Sin embargo, el liberalismo político emergente de la Revolución Francesa del siglo XVIII estaba en contra de su existencia, pues consideraba que esa división de la ciudadanía atentaba contra lo colectivo, teniendo en cuenta individualismos y sectores sociales, y no a toda la comunidad.

Los primeros partidos políticos nacieron en el siglo XIX, siendo Estados Unidos el país pionero, para captar los votos populares. Surgieron como clubes de pensamiento fuera del Parlamento para luego invadir el recinto, agrupándose los diputados en torno a un personaje con liderazgo y con ideas afines a las propias. En Francia emergieron con la Segunda República pero se consolidaron a fines del siglo XIX, pues hubo un intervalo donde el Segundo Imperio de Napoleón coartó su desarrollo. El reconocimiento constitucional de los partidos políticos recién se logró en el siglo XX.