Concepto de patrimonio

El vocablo patrimonio deriva del latín “patrimonium” que significa “lo proveniente del pater”, autoridad familiar de la familia romana, representada por el más antiguo varón la línea agnaticia o masculina. En Roma no existía patrimonio negativo. Se contaban los bienes de una persona y se le restaban las deudas, si éstas superaban a los créditos, se consideraba que esa persona carecía de patrimonio, pues no era un atributo de la personalidad.

El patrimonio actualmente, es un atributo de la personalidad que se compone por los bienes y deudas que una persona posee, conformando una universalidad jurídica. Si el patrimonio solo está compuesto por deudas, o las deudas superan el activo, se tendrá un patrimonio negativo.

Los bienes que componen el patrimonio pueden ser cosas materiales o derechos intelectuales, y sobre esas cosas se puede poseer derechos reales que significan una relación directa entre la persona y la cosa como en el caso del derecho de propiedad, o derechos de créditos, como los que surgen de los contratos.

Hay cosas que no son susceptibles de formar parte del patrimonio de los particulares, como una plaza pública o un camino, por ser bienes del dominio público del Estado, o ser bienes comunes a todo el género humano, como el aire o el agua corriente. Las cosas que conforman el patrimonio, son las que se hallan en el comercio, y por lo tanto los bienes que lo integran, cosas con valor económico, pueden ser objeto de transacciones jurídicas inter vivos, como compra ventas o donaciones.

También el patrimonio puede transmitirse por causa de muerte (mortis causa) ante el deceso del propietario, que se llama causante. Los que hereden a éste a título universal, ya sea por vía de testamento o por imperio de la ley, a falta o invalidez del testamento, serán sus sucesores universales, pues ocuparán su lugar como titulares del patrimonio en su totalidad. Los legatarios son sucesores particulares del causante que ocuparán su lugar con respecto a uno o varios bienes determinados del patrimonio del causante.

Hay bienes culturales que guardan trozos de la historia del mundo, de su arte, de sus batallas, de sus hazañas, que han convertido a dichos bienes en patrimonio cultural e histórico de toda la humanidad.