Concepto de penitenciaría

La palabra penitenciaría es sinónimo de cárcel, prisión o de establecimiento penal, siendo el lugar donde los reos cumplen sus condenas por delitos, que importen penas privativas de libertad (prisión o reclusión).

Abolida la venganza privada, las penitenciarías o prisiones a cargo del Estado, sirvieron antiguamente para retener a los reos hasta que se ejecuten las condenas, por ejemplo de azotes o de muerte, y modernamente, luego de la Revolución Francesa, para resguardar la seguridad de los que cometieron delitos y la de terceros, y para que el delincuente pueda volver a reintegrarse en la sociedad de modo positivo. En sus comienzos las penitenciarías se ubicaban en lugares distantes de las ciudades, por razones de aislamiento y de separación de los delincuentes del resto de los ciudadanos. Actualmente la vinculación es más amplia con el entorno, permitiéndose incluso si se cumplen los requisitos, realizar actividades fuera del penal por algunas horas, un tiempo antes de la liberación, como por ejemplo salidas transitorias con fines laborales.

Las normas que rigen en el ámbito carcelario conforman el derecho penitenciario, de aparición reciente, ya que data del siglo XX, como disciplina autónoma. Las normas actuales contienen disposiciones que aseguran la dignidad humana de los reclusos (por ejemplo a un trato digno) a pesar de no contar con su derecho a la libertad.
Por otro lado, en el catolicismo, La Sagrada Penitenciaría Apostólica, es una entidad que surgió en las postrimerías del siglo XIII, para tratar temas de conciencia y administrar indulgencias, esto último a partir de la ampliación de competencias por parte del Papa, Benedicto XV. Estas funciones estaban originariamente a cargo de un Cardenal, que recibía generalmente el nombre de “pœnitentiarius”, asistido por capellanes penitenciarios. En la actualidad la dirección le corresponde al penitenciario mayor (nombre que se le otorga a este Cardenal prefecto) con el que colaboran, un regente, más dos oficiales y el consejo de prelados. Tiene su sede en la ciudad de Roma, en el Palacio de la Cancillería.