Concepto de perpetrar

Originado en el latín “perpetrare”, este verbo se compone del prefijo de totalidad “per” más el verbo “patrare” en el sentido de “ejecutar”.

Perpetrar es consumar un hecho de modo pleno o íntegro, aplicándose en los primeros tiempos a cualquiera que lograba su consumación, pero luego, especialmente desde las Siete Partidas de Alfonso X, rey español apodado el Sabio (1252-1284) se circunscribió a aquellos de características negativas, aplicándose en la mayoría de las veces a los hechos delictivos.

Perpetrar es entonces llevar a cabo con intención o dolosamente un delito, descrito en las leyes penales de un país, y para lo cual se establece una condena graduable judicialmente entre un mínimo y un máximo, por ejemplo: “Perpetró el incendio sin ningún tipo de piedad por los niños que morirían en el incendio al establecimiento educativo”, “Perpetró su crimen con la ayuda de su propio padre, y ahora el juez le graduará la pena”, “Preparó el asalto con la ayuda de sus cómplices, pero lo perpetró solo”. Como vemos en el último ejemplo, la perpetración se refiere al acto mismo, no a los acontecimientos que le precedieron para organizarlo, o los que le suceden para ocultarlo. El o los perpetradores son los autores materiales del delito. El resto de los participantes podrán ser juzgados, y en su caso, condenados, como autores intelectuales, cómplices o encubridores.

También puede tratarse de delitos que trasciendan las fronteras de un país, como la perpetración de ataques que reconocen su autoría en el terrorismo internacional.

Es muy común que este término sea usado por los medios masivos de comunicación en su sección policiales, para relatar hechos delictivos.