Concepto de prenda

Prenda es el plural del termino latino “pignus” que significa lo que cabe en un puño, designándose con este término al derecho real de garantía que constituía un deudor en acuerdo celebrado con su acreedor pignoraticio por el cual le entregaba una cosa de su propiedad en posesión, como garantía de le pagaría una deuda por él contraída.

Como se necesitaba trasladar la cosa del poder del deudor hacia el acreedor, el objeto era en general pequeño (cabía en un puño) y de allí su nombre. Si el deudor no pagaba y existía un acuerdo entre acreedor deudor llamado pacto comisorio, el acreedor podía quedarse con la cosa dada en garantía si el deudor no cumplía con su obligación. Ese pacto fue prohibido por el emperador Constantino y a partir de entonces en caso de resultar la obligación impaga, el objeto prendado debía ser rematado en forma pública para cobrarse con su producido y si existía una diferencia favorable, ser devuelta al deudor.

Actualmente el contrato de prenda se utiliza también de esta forma siendo exclusivamente referido a cosas muebles. Para los inmuebles se realiza un contrato de hipoteca sin desplazamiento del bien dado en garantía.

Por extensión se llaman prendas a los atuendos o ropas con que las personas cubren su cuerpo, cabeza, pies, manos, o resto del cuerpo, ya sea por recato, para resguardarse de las inclemencias del tiempo, o por moda. La ropa puede confeccionarse con muchos materiales: seda, lino, algodón, lana, cuero. Incluye ropa interior, camisas, remeras, pulóveres, sacos, polleras, vestidos, pantalones, gorros y calzados (sandalias, botas, chinelas, etcétera).

También recibe el nombre de prenda el castigo impuesto para quienes pierden algún juego, que en general consiste en hacer alguna demostración jocosa.