Concepto de preterintencional

El prefijo “preter” proviene del latín “praeter” y designa a algo que va más allá, en este caso de la intención, o sea de lo que tuvo en vistas el sujeto al realizar la acción u omisión. Esta calificación es usada en especial en el ámbito del Derecho Penal para designar a los delitos que teniendo en vistas la consecución de un fin contrario al Derecho, ocasionan otro daño no tenido en cuenta por el autor, pero relacionado causalmente con el hecho cometido, por lo cual resulta que se debió haber previsto tal posibilidad de ocurrencia, aunque para que se configure la preterintencionalidad, el autor no debió haber tenido en cuenta ese desenlace.

Concepto de preteintencional

Son ejemplos de delitos preterintencionales: tener intención de causar lesiones a la víctima dándole un golpe en la cabeza, pero termina matándola; golpear un boxeador o un hombre robusto a una persona de contextura pequeña para lastimarla y la mata, o golpear a una embarazada para atacarla a ella pero le provoca un aborto. No es tarea fácil determinar si hubo preterintención y en general se analiza el medio empleado. Si alguien le dispara a otra un arma de fuego y la mata, no puede alegar que su intención era solo lastimarla, pues el arma tiene la propiedad de ser potencialmente letal. En otros casos, quedará a criterio del Juez o tribunal actuante, de acuerdo a las circunstancias del caso.

El objeto o sujeto que resulta víctima del autor del ilícito debe ser el mismo al que estaba dirigida la intención primera del delincuente, por ejemplo, no sería preterintencional el delito si se daña un bien; por ejemplo se le tira una piedra a una vidriera de un comercio en medio de una protesta callejera; y justo, una empleada que se quedó después de hora recibe el impacto y muere. En este caso se trata de un concurso de delitos entre el daño causado al bien ajeno y el homicidio culposo a la empleada.