Concepto de rapto

La palabra rapto, procede en su etimología del latín “raptus” designando la acción y el efecto del verbo “rapere”, siendo su significado “arrebato violento”. En este sentido podemos hablar por ejemplo de un rapto de locura, cuando alguien se enfurece de repente y actúa sin poder dominar sus impulsos.

En lo religioso, el cristianismo denomina rapto o arrebatamiento, al momento en que, cuando se produzca el Juicio Final y Cristo vuelva a la Tierra, los muertos que hayan sido buenos cristianos volverán a la vida, y los vivos que estén en la misma situación será raptados para estar junto a ellos.

Concepto de rapto

En el ámbito jurídico, y tomando en cuenta el Derecho Penal de la República Argentina, un rapto es un delito contra la integridad sexual, por el cual el autor retiene bajo fuerza, amenaza o engaño a otra persona, sin distinción de sexo, para abusarla sexualmente. No es necesario que se consume el propósito para que se tenga por efectuado el delito, lo que ocurre desde la privación de la libertad. No debe haber consentimiento de la víctima, aunque si ésta es menor de 16 años y mayor de 13, se lo considera rapto aunque haya dado su consentimiento, pero en este caso se denomina rapto impropio, y la pena puede disminuir. Si es menor de 13 años hubiere consentido la víctima o no, se trata de un agravante.

Históricamente, la fundación de la ciudad de Roma, como muchas de la antigüedad estuvo rodeada de mitos y leyendas, siendo una de ellas el rapto de las sabinas, modo que hallaron los primeros ciudadanos romanos de conseguir mujeres que escaseaban en su nueva ciudad. Los sabinos eran un pueblo vecino al que invitaron a participar de una fiesta en honor al dios Neptuno, y aprovecharon la ocasión para quedarse con las mujeres sabinas y convertirlas en sus esposas. Cuando años más tarde los sabinos quisieron recuperarlas las sabinas lo evitaron y lograron que ambos pueblos se reconciliaran y hasta se alternaron en el gobierno de Roma.

Artísticamente, este “rapto de las sabinas” quedó inmortalizado en la escultura de mármol de Giambologna realizada en el siglo XVI. En pintura “El rapto de las sabinas” del siglo XVII, es un lienzo del pintor Nicolás Poussin, de origen francés. Está pintado al óleo. Puede apreciarse en sus grandes dimensiones (154,6 cm de altura y 209,9 cm de ancho) en el museo del Louvre en París.