Concepto de recibo

La palabra recibo hace alusión tanto al efecto como a la acción de recibir, verbo que se originó en el latín “recipĕre” en el sentido de ser la persona o cosa que soporta o se beneficia de una acción.

En Arquitectura un recibo o recibidor es aquel lugar donde se alojan las visitas, ubicada antes del cuarto principal, al que accederán si la confianza o el caso lo amerita.

En el ámbito del comercio y las transacciones civiles, los recibos son documentos que se extienden para acreditar un pago, ya sea de un producto o de un servicio. Si bien pueden ser extendidos por duplicado, lo importante es que lo tenga quien entregó el pago, pues le servirá de prueba respecto a la cancelación de la deuda. El recibo debe contener ciertos datos mínimos, como lugar y fecha, nombre, apellido y documento de quien entrega y de quien recibe el monto, y el concepto (o sea el motivo) por el cual se otorga (por ejemplo si es una cuota de un préstamo debe consignarse a qué cuota corresponde o si es por intereses de la deuda, si es cancelación total, etcétera).

Concepto de recibo

Existen recibos que ya vienen impresos para completar de puño y letra, y otros que se extienden en forma digital, como por ejemplo los recibos de sueldos que se pueden imprimir desde alguna página Web y son constancia de haberse depositado el pago en una cuenta del trabajador.

Para muchas actividades además del recibo se necesita que se extienda una factura, pues es mediante ella que se acredita que se han cumplido las obligaciones tributarias.

También deben entregarse recibos en otros casos donde se necesita certificar que se ha entregado lo debido, por ejemplo: “Si dices que has entregado la documentación que se te ha requerido para el trabajo, debes mostrarme el recibo extendido por el empleado que les dio entrada” o “Para que le entregue la mercadería depositada debe devolverme el recibo que se le dio en el momento de la entrega y que acredita que es suya”.