Concepto de robo

Es un delito de tipo patrimonial que consiste en sustraer una cosa mueble de otra persona con ánimo de lucro usando fuerzas sobre las cosas (por ejemplo, rompiendo puertas o ventanas, forzando cerraduras o cajas fuertes) o violencia o intimidación sobre las personas (amenazas con arma, golpes, etcétera). Según el artículo 164 del código Penal argentino la fuerza o violencia puede ser antes de cometido el ilícito (para facilitarlo) durante la ejecución del robo, o posteriormente (para evitar la sanción).

La diferencia con el hurto es que en éste, la sustracción no se realiza con violencia. Por ejemplo, si vamos por la calle o en un transporte público, y alguien se nos acerca y nos saca la billetera disimuladamente, o si alguien ingresa a una casa por una ventana abierta.

El robo es una especie de hurto calificado, y por lo tanto posee mayor sanción (el robo de un mes a seis años de prisión, y el hurto de un mes a dos años).

Los agravantes del robo son, la ocurrencia de lesiones, si se produce el robo con armas, sobre todo de fuego, si ocurre en lugares despoblados y por bandas delictivas, agravándose aún más si estas bandas actúan en lugares poblados, o si se agujerean o fracturan paredes, techos, pisos o ventanas, en lugares habitados. Un mayor agravante ocurre si el ladró pertenece a las fuerzas de seguridad, o policiales, y si resultare un homicidio en ocasión del robo.

Por extensión la palabra robo se aplica a otras situaciones, como “me robó el corazón”, para significar que se está enamorado, “Este partido fue un robo”, cuando el ganador lo hizo por muchos puntos, “No estás trabajando, sino robando”, cuando el trabajo es muy fácil, “Robé una carta del mazo”, al tomar una carta dentro del reglamento del juego.