Concepto de seguridad pública

La seguridad pública es un derecho que el Estado debe garantizar a todos sus habitantes, ciudadanos y extranjeros (residentes y turistas) para poder gozar de una vida tranquila, en cuanto al ejercicio pacífico de todos sus derechos, sin tener que sufrir el avasallamiento de ellos por parte de terceros, y en caso de que esto suceda, tener la convicción que el Estado, a través de sus fuerzas de seguridad, que monopolizan el ejercicio de la fuerza, la usarán razonablemente, contra quienes no cumplen las normas establecidas, en resguardo de las víctimas.

Es el poder de policía el que se ocupa del control del acatamiento de las normas penales y actúa en caso de violación, aprehendiendo a los presuntos delincuentes, que cometan por ejemplo, robos, hurtos, riñas callejeras, etcétera, y poniéndolos a disposición del la justicia (Poder Judicial) que se encargará de juzgarlos y en consecuencia, condenarlos u absolverlos.

Se diferencia de la seguridad privada, pues ésta es contratada individualmente por cada persona que desee ser protegido y pagada con sus propios bienes. En cambio la seguridad pública es un rol que le compete al Estado, y que se financia con los ingresos que componen el erario público, compuesto principalmente por los impuestos que abonan los habitantes.

La inseguridad es un problema que golpea cada más a las sociedades de todo el mundo, relacionándosela con la pobreza extrema, con la falta de educación, con la ausencia de oportunidades, y en definitiva con la inequidad social. Se cree que una más justa distribución de la riqueza y una educación basada en valores, seguida de mayor número de policías bien capacitados en el uso adecuado y responsable de sus funciones, con remuneración acorde al riesgo que soportan, y cárceles que formen y capaciten a los reos para reinsertarse eficazmente en la sociedad cuando cumplan su condena, son las medidas más óptimas para lograr la mayor seguridad pública.