Concepto de seguro

Etimológicamente seguro de la palabra latina “securus”. Algo seguro es aquello que carece de riesgos, como por ejemplo cuando decimos “la instalación eléctrica es segura, pues se ha efectuado con controles de calidad y personal capacitado” o “este lugar es seguro, pues cuenta con cerraduras, rejas, y alarma para evitar el ingreso de delincuentes”. En este sentido lo seguro ofrece confiabilidad y tranquilidad.

También se habla de seguro como aquello que indefectiblemente va a ocurrir, como la muerte, la lluvia luego de intenso calor, o el paso del tiempo.

En el plano jurídico el contrato de seguro es un contrato aleatorio y oneroso, que celebran por una parte una aseguradora, que se hace cargo de algún riesgo que pueda sufrir el asegurado, como por ejemplo un accidente, la muerte, un robo en sus pertenencias o en general o en algunos en particular como el seguro automotor, o el incendio de su vivienda, entre otros casos.

Por el otro lado, tenemos al asegurado que es quien contrata la póliza, quien debe pagar una prima o dinero a la aseguradora aún cuando el evento o contingencia no ocurra. Si sucede, tendrá derecho a reclamar a la empresa aseguradora la suma asegurada, siempre que no haya habido dolo, culpa o negligencia por parte del asegurado. Por ejemplo, si alguien contratara una póliza (así se llama el contrato donde se fijan unilateralmente, por parte de la empresa, las condiciones del contrato, por lo cual es un contrato de adhesión) para el supuesto de ocasionar un accidente automotor, no podría demandar la cobertura del seguro, si el accidente se produjo al cruzar el asegurado un semáforo en rojo.

El contrato de seguro implica una erogación o pérdida para el asegurado, mientras el suceso no ocurra, pero le brinda la tranquilidad de que si sucediera, estará económicamente respaldado, no teniendo que afrontar la pérdida que será a cargo de la aseguradora.

Los asegurados pueden ser personas físicas o personas jurídicas, como por ejemplo una empresa que contrato un seguro por accidentes que pudieran sufrir sus empleados con motivo o en ocasión del trabajo.