Concepto de tentativa

La tentativa en general, es iniciar una acción sin llegar a consumarla. Por ejemplo quien intenta cruzar a nado un río, pero se cansa y regresa a la orilla o quien intenta alcanzar un título profesional pero desiste de hacerlo, por falta de voluntad o tiempo.

En el Derecho Penal, la tentativa consiste en comenzar a ejecutar un hecho (si aún no lo está ejecutando serían actos preparatorios) calificado como delito por las leyes penales sin llegar a consumarlo, por hechos ajenos a su propia voluntad. Por ejemplo, quien intenta un asalto pero es detenido por la policía o por los propios damnificados o por terceros, antes de llevarse los objetos. Si el desistimiento es voluntario, por ejemplo, llega al lugar del hecho, pero se arrepiente, no se configura ningún delito. Se requiere el dolo; los delitos culposos no admiten tentativa.

El Código Penal español reduce en uno o dos grados la pena que corresponde al delito consumado, teniéndose en cuenta el nivel de ejecución que hubiere alcanzado y la peligrosidad demostrada.

El Código Penal argentino aplica en la tentativa penas reducidas de un tercio a la mitad, de las que pudieran corresponderle al delito consumado. La pena de reclusión perpetua que le correspondería al delito consumado, se reduce entre 15 y 20 años en caso de tentativa, y la de prisión perpetua a entre 10 y 15 años.

El Código Penal de México adopta solución similar, graduando la pena de acuerdo al grado de aproximación que haya tenido al acaecimiento efectivo del delito.