Concepto de abstinencia

La palabra abstinencia tiene su origen etimológico en el griego ἐγκράτεια, de donde pasó al latín como “abstinentĭa”, vocablo compuesto, integrado por el prefijo “ab” que significa “lejos” y por “temus” que puede traducirse como “vino”; aludiendo tanto a la acción como al efecto de abstenerse, o sea, de privarse de modo voluntario (si fuera un acto inconsciente o por agentes externos, sería una represión), de ciertas acciones, deseos, necesidades o adicciones, en forma total o en parte.

Concepto de abstinencia

La abstinencia importa una renuncia, ya sea por razones religiosas, morales o de salud, y el objeto de la abstención pueden ser comidas y bebidas, que cuando es total, se llama ayuno, lo que por razones naturales debe tener un tiempo limitado de duración si no se intenta quitarse la vida; también puede ser abstinencia de alcohol, tabaco o drogas; o de relaciones sexuales, pudiendo en estos casos la abstinencia ser temporal o para siempre.

Muchas religiones prescriben la abstinencia de consumo de alimentos, total como en el Día del Perdón de los judíos o “Yom Kippur” o solo del consumo de carne, como en el Viernes Santo católico. Judíos y musulmanes practican la abstinencia permanente del consumo de carne de cerdo. Los mormones combinan en la abstinencia alimentaria, la religión con la solidaridad, porque donan a los pobres, lo que ahorran en el ayuno que practican un día cada mes. La abstinencia sexual prematrimonial también es establecida por muchas religiones. Entre los católicos quienes han hecho votos de castidad para ejercer el sacerdocio deben abstenerse de tener relaciones sexuales.

Como medio de lucha y reclamo, la abstinencia alimentaria a través de huelgas de hambre fue utilizada por Mahatma Gandhi (1869-1948) para lograr la independencia de su nación, la india. También practicó la abstinencia sexual a partir de los 37 años.

Cuando la abstinencia es de ciertas sustancias, como alcohol, tabaco o drogas, suele aparecer como reacción del organismo ante la falta de estos estimulantes, el llamado síndrome de abstinencia, o “mono” en el lenguaje coloquial, con alteraciones del sistema nervioso, que varían de acuerdo a cada individuo y al tipo de sustancia que se ha dejado de consumir.