Concepto de ácido nucleico

La nucleína (actualmente denominada ácidos nucleicos) es una sustancia ácida presente en los núcleos celulares, con gran cantidad de fosfatos, que pudo ser aislada en el año 1869, por el biólogo de origen suizo, Johan Friedrich Miescher, en ese momento aún estudiante, que se encontraba analizando restos de pus, que habían quedado luego de una cirugía. Su investigación permitió futuros estudios más profundos. Por medio de la técnica de cristalografía de rayos X, en 1953 pudo conocerse la estructura del ADN.

Concepto de ácido nucleico

La unión de tres moléculas sencillas (ácido ortofosfórico, una base nitrogenada y una pentosa) conforman mononucleótidos, que a su vez originan los ácidos nucleicos, al unirse unos a otros por medio de enlaces covalentes, del tipo fosfodiester.

Los ácidos nucleicos son polímeros grandes, que pueden formar cadenas con millones de nucleótidos, que cumplen la función de transmitir los rasgos hereditarios pues guardan dentro de ellos, información genética.

Pueden reconocerse dos tipos dentro de los ácidos nucleicos: el ADN o ácido desoxirribonucleico, que con capacidad de autoduplicación, es el elemento constituyente esencial del núcleo celular, compuesto por dos cadenas de polinucleótidos dispuestas en forma espiralada sobre un eje. Una base púrica o pirimidínica acompaña a cada molécula de desoxirribosa que permite por medio de enlaces de hidrógeno que se originan entre las bases complementarias, mantener unidas las dos cadenas; y el ARN o ácido ribonucleico, cuya presencia es abundante en el nucleolo y en el citoplasma, que tiene una única cadena, siendo su pentosa, ribosa y no desoxirribosa, como tiene el ADN, y su masa molecular es menor.