Concepto de Acústica

Palabra derivada del griego “akoúein” que significa oír, y de “tiko” que es un sufijo que quiere decir “relativo a”, la Acústica es una rama de la ciencia Física clásica, cuyo origen puede remontarse a la antigüedad griega y romana, de aproximadamente cuatro siglos antes de la era cristiana, teniendo en sus comienzos a la música como objeto de estudio, extendiéndose paulatinamente a los sonidos en general, en cuanto hace a su producción, a su forma de propagación, a las propiedades que posee y a su recepción, profundizándose los estudios en esta área del conocimientos sobre todo a partir de las ideas de la ilustración del siglo XVIII.

El sonido es un fenómeno natural que se capta por el sentido del oído, y se trata de una sensación que se produce al existir un foco de vibración que produce un movimiento vibratorio, que es percibido al ser transmitido por el aire u otro medio material (nunca en el vacío) en forma de ondas mecánicas longitudinales.

Son cualidades del sonido, la intensidad, el tono y el timbre. La velocidad del sonido propagado por el aire es de alrededor de 1 kilómetro por cada tres segundos).

El oído humano no es capaz de percibir todos los sonidos. Esto depende de la frecuencia de la vibración. Los que no puede percibir son tanto los infrasonidos como los ultrasonidos.

En la actualidad la Acústica se ha extendido en su aplicación a otras ciencias, como a la Arquitectura, distinguiéndose así, la rama de Acústica arquitectónica, para estudiar la incidencia de los sonidos en las construcciones, para no interferir en la vida social; otras ramas de la Acústica son la Bioacústica, que trata de la percepción del sonido no solo por el hombre sino por los demás animales o la Acústica ambiental, que estudia las implicancias y los modos de control de los sonidos en espacios abiertos, etcétera.