Concepto de Adenoma

Adenoma atendiendo a su etimología griega, significa glándula, pues se trata de un tumor, o sea una modificación de los tejidos, por el cual éstos aumentan su volumen (se agrandan), de carácter benigno, pues no son invasivos, como ocurre con los cancerígenos que se propagan a los tejidos vecinos. Reciben ese nombre (adenomas) estructura es parecida a la de las glándulas.

Algunos pueden malignizarse, y por eso debe tenerse en ellos especial cuidado y realizarse un cuidadoso seguimiento.
Hay diferentes clases de adenomas, como los bronquiales, que incluyen tumores de diferente naturaleza histológica, pero todos relativamente benignos y de poco crecimiento, siendo los que más se presentan los carcinoides en el 90 % de los casos; los hepáticos (que tienen el riesgo de romperse y causar hemorragias internas), los de hipófisis; los solitarios rectales o pólipos (algunos con gran posibilidad de malignizarse); o los adenomas (hiperplasia) de próstata, que traen como consecuencia dificultad para orinar o necesidad de orinar en todo momento. El adenoma de próstata es frecuente en hombres de más de 40 años, y se debe a la predominancia de los estrógenos sobre la testosterona, o sea de las hormonas femeninas por sobre las masculinas. En general responden al tratamiento clínicos, con medicación, siendo solo en casos graves que se recurre a la cirugía.

Son muy frecuentes los adenomas de mama, dentro de los cuáles, el que más se observa es el fibroadenoma, que aunque puede presentarse a cualquier edad es más común entre los 15 y los 30 años, y es estrógeno dependiente, lo que ocasiona que esté en estrecha vinculación con ciclos menstruales o embarazo.