Concepto de aerosol

La palabra aerosol, proviene del vocablo francés aérosol, significando “disuelto en el aire” y aludiendo a la existencia de partículas líquidas o de sólidos muy pequeños, microscópicos, que se hallan suspendidos en el aire u otro ámbito gaseoso. Por ejemplo cuando vemos niebla, polvo, o humo en el aire estamos en presencia de aerosoles naturales. En el caso de incendios forestales es muy común que se produzcan tales efectos. Otro aerosol natural muy importante son los volcanes.

Como obra humana, existen presentaciones farmacéuticas, cosméticas o de productos de limpieza y desinfección de ambientes que se presentan en envases sellados, con atomizador, que permiten expulsar el contenido líquido o espumoso al exterior, en dosis pequeñas, que reciben el nombre de aerosoles; por ejemplo son comunes la existencia de perfumes, desodorantes personales o de ambiente, limpia hornos, pinturas, esmaltes, etcétera, en esta presentación. También el propio envase suele recibir esa denominación.

Estas partículas tienen la particularidad de permanecer en la atmósfera por algún tiempo, pudiendo tener, especialmente si son obra humana, y dependiendo de sus elementos, consecuencias contaminantes para el ambiente, por ejemplo a través del uso de insecticidas o el humo de las fábricas, especialmente si se trata de industrias químicas o de centrales eléctricas. Las consecuencias sobre la salud son muy negativas pudiendo provocar enfermedades graves, como asma, enfermedades cardiológicas o cáncer, al ser inhaladas estas sustancias nocivas, sobre todo si son muy pequeñas.

Es por ello que conviene tomar recaudos, como no quemar basura, o al adquirir algún producto en aerosol preferir aquellos que sean biodegradables.