Concepto de agitador

La palabra agitador, del latín “agitātor” alude a aquello que agita, o sea que genera un movimiento, al mover rápidamente los elementos; aplicándose en diversos ámbitos, especialmente en Química y en Sociología.

Los agitadores o mezcladores son instrumentos que se usan en Química para mezclar diversas sustancias líquidas o sólidas de baja densidad, a velocidades distintas según se requiera. También son usados para hacer suspensiones (mezclas heterogéneas) o disoluciones (mezclas homogéneas). Hay distintas clases de agitadores, entre ellos los magnéticos, que consisten en una placa de metal donde se coloca la sustancia que se desea agitar y el imán del agitador. Debajo de la placa se coloca el motor eléctrico que va a hacer girar el imán, que a su vez, moverá el contenido del recipiente. Para provocar movimientos circulares, de balanceo o vibraciones, se usan los agitadores de bandeja, empleados frecuentemente para poner en movimiento cultivos celulares.

Concepto de agitador

En pintura, para mezclar tonos y que resulte un nuevo color homogéneo se usan agitadores, recomendándose los neumáticos, que se utilizan también en Farmacia y para hacer resinas.

En Sociología, el o los agitadores, son personas que se encargan a través de discursos o medios de acción directa, de provocar inestabilidad social, y con ello enfrentamientos, o alentando a que la población provoque disturbios, con el fin de lograr ciertos objetivos políticos, económicos o sociales. Lideran manifestaciones, acciones de protesta, turbas, rebeliones, y hasta verdaderas revoluciones, que si triunfan pueden colocarlos en la cima del poder social o político, como en el caso de Guillermo de Orange, que se rebeló contra España, en 1568, que perseguía a los protestantes neerlandeses, llevándolo a liderar a los Países Bajos contra su opresor, España en la Guerra de los Ochenta Años, que condujo a la independencia de los Países Bajos (en ese entonces Provincias Unidas).

Los agitadores en general, aprovechan situaciones de crisis, conflictos, reclamos, para mezclarse entre la muchedumbre y sacar rédito de la situación, que tal vez sea ajena al interés de los agitadores, por ejemplo: “En la marcha de los trabajadores, se infiltraron agitadores del partido opositor, que no pertenecían a ese sector de empleados, con el único propósito de desprestigiar al gobierno”.