Concepto de agrario

La palabra agrario encuentra su origen etimológico en el latín “agrarius” término integrado por “agri” con el significado de “campo para cultivar” y por el sufijo “ario” que alude a lo que resulta relativo o relacionado. Es por ello que lo agrario es lo que está vinculado con el campo, con los terrenos destinados al cultivo y a la cría de animales.

Hay muchas actividades e instituciones que se relacionan con el campo o sea con lo agrario, como el conjunto de leyes que reglamentan esta actividad, y que en su conjunto conforman el Derecho Agrario.

Concepto de agrario

El sector agrario integra dentro de los sectores de la economía, el primario, y es el que más abunda en los países subdesarrollados, pues el procesamiento industrial de esas materias primas les añade valor de mercado. En los países ricos la explotación agraria se realiza con mayor tecnificación, mayor concentración de tierras y hay preferencia por los monocultivos.

Las cooperativas agrarias son un modo de maximizar el rendimiento del trabajo campesino, aunando esfuerzos, realizando las tareas de explotación, lo que ocurre en los regímenes comunistas. También existen cooperativas de servicios agrícolas que suministran los insumos que necesitan los productores y/o comercializan sus producciones con el fin de que consigan mejores precios de venta.

Las reformas agrarias tienden a cambiar el sistema de distribución de propiedad de la tierra destinada al cultivo para que resulte más justa. Es una preocupación que ya existió desde la antigüedad y fue intentada por ejemplo, infructuosamente por los hermanos Tiberio y Cayo Graco, en el siglo II antes de la era cristiana, en Roma, para impedir que las tierras productivas quedaran solo en poder de los ricos. Contemporáneamente una reforma agraria trascendente fue la que realizó el la República Oriental del Uruguay el caudillo José Gervasio Artigas (1764-1850). Entre los años 1811 y 1820 repartió tierras a gauchos e indios desprotegidos, tanto fiscales como privadas, las que expropió.