Concepto de agua subterránea

El agua subterránea es aquella que queda almacenada, o se desliza, cuando el agua de lluvia, o la que proviene de ríos o lagos, llega hasta las capas impermeables de la tierra, luego de atravesar las permeables. El agua subterránea brota y llega a la superficie, formando una fuente, cuando se perfora la capa superior, atravesando el nivel freático, por excavación, y entonces aflora. El nivel freático varía con las precipitaciones.

Las aguas dulces representan el 6 % de la totalidad del agua del planeta, y de ellas las aguas subterráneas son el 4,3 %. Son un gran recurso hídrico, ya que puede extraerse el agua para consumo, por medio de pozos, aunque puede hallarse contaminado, por fertilizantes o pesticidas, por lo cual las aguas subterráneas requieren una revisión especializada antes de ser usada.

Concepto de agua subterránea

La porosidad e impermeabilidad del suelo a veces coinciden, como ocurre con las capas arseniscas, pero a veces un suelo puede ser poroso pero impermeable, como sucede con los arcillosos, que si bien tienen poros, son diminutos, y el agua no pasa por ellos. Los de granito son no porosos pero no son totalmente impermeables, pues pueden tener fisuras o grietas por las que el agua se escurre. Es por ello que son fuentes acuíferas importantes, las que están formadas por arena y grava, los conglomerados, las calizas y las dolomitas (compuesto de magnesio y carbonato de calcio).

Los pozos artesianos, cuyo mayor exponente se encuentra en Australia, son aquellos en los que el agua se encuentra en el interior de una roca permeable, pero que está contenida por dos capas de rocas impermeables, por lo cual para que brote a la superficie hay que perforar en un punto bajo la capa superior.