Concepto de ahogamiento

La palabra ahogamiento se refiere tanto a la acción como al efecto del verbo ahogar, que proviene etimológicamente del latín “offocāre” con el significado de sofocar.

El ahogamiento implica no poder respirar al igual que en la asfixia, pero no incluye todas las formas de esta última, aunque en general se usan ambos términos al modo de sinónimos. En el ahogo las vías respiratorias están ocupadas por sustancias, como agua o gas que impiden la respiración y producen la muerte; la asfixia también incluye otras formas de sofocación o imposibilidad de respirar por no poder llegar el aire a los pulmones, como el estrangulamiento, el atragantamiento con objetos sólidos o alimentos, lo que puede ser tratado con la maniobra de Heimlich. El edema de glotis, también pude provocar asfixia, aunque a veces se produce este hecho cuando el paciente está sumergido en agua y antes de que el agua penetre en sus pulmones, por lo que se habla de ahogamiento seco, `por lo cual los términos asfixia y ahogamiento se confunden.

Concepto de ahogamiento

En el ahogamiento el pulso desaparece y las pupilas se dilatan. Cuando se rescata una persona del agua con principio de ahogamiento, debe ponerse su cabeza hacia abajo para impedir que siga tomando agua, si la regurgita, se trata de estimular la tos para que el agua se expulse, se lo seca y se le practica respiración boca a boca, para que el aire llegue a los pulmones.

Ciento cincuenta mil personas por año mueren en el mundo ahogadas en agua de modo accidental. Especialmente afecta a la población joven de sexo masculino y en época veraniega.
Si no se produce la muerte directa e inmediatamente después de la inmersión se dice que hubo un casi ahogamiento.