Concepto de albino

Albino procede del latín “albinus”, a su vez derivado de “albus” con el significado de “blanco”.

Como nombre de varón su significado en “blanco”, su variante femenina es, Albina. Los santos que llevan ese nombre son: los obispos San Albino de Angers y San Albino de Vercelli. También puede ser un apellido como el del médico pediatra argentino Abel Pascual Albino, nacido en 1946.

Un ser vivo albino, es todo vegetal, animal o humano que carece de pigmentación, por falta de producción de melanina, o que la posee en poca cantidad, por problemas genéticos heredados cuando se combinan los genes recesivos de ambos padres.

Concepto de albino

Los ojos, la piel y el cabello de las personas albinas carecen de pigmentación o la tienen en poca cantidad, por una falla metabólica, por defectos en la enzima tirosinasa. El trastorno se conoce como albinismo, y presenta diferentes grados, siendo el más grave el oculocutáneo, ya que el iris de sus ojos será de un tono celeste muy claro, su piel se mostrará blanca o levemente rosada y su cabello blanco o de un rubio clarísimo. Algunos tipos de albinismo, se manifiestan solo en los ojos (OA1). Si bien en apariencia presentan coloración, al examinar su visión puede comprobarse la ausencia de pigmentos en la retina.

Los albinos deben proteger mucho sus ojos y su piel del sol. Sus problemas más graves se asocian a que pueden tener problemas de visión e incluso ceguera y son propensos a enfermar de cáncer de piel.

Entre los animales, un ejemplo conocido es el del gorila occidental “Copito de Nieve” que fue capturado en la Selva de Nko, en Guinea Ecuatorial, y que a partir de entonces vivió en el zoológico de Barcelona hasta el 24 de noviembre de 2003, fecha en la que murió, teniendo aproximadamente 39 años, y como consecuencia de un cáncer de piel. Padecía un albinismo oculocutáneo. Tuvo una gran descendencia pero ninguno fue albino. Su vida se llevó al cine en 2011.

En las plantas la carencia total o parcial es de clorofila, por lo cuál su existencia está condenada, ya que la clorofila les es imprescindible para realizar el proceso de fotosíntesis. La secuoya es el único caso de un vegetal que puede seguir viviendo siendo albino, pues actúa como parásito del árbol originario.