Concepto de aleación

La palabra aleación se construyó en base a los siguientes términos latinos: “ad” prefijo que indica “hacia”, el verbo “ligare” en el sentido de ligar, unir o atar, y el sufijo de acción y efecto, “ción”.

Se denomina aleación al proceso y al efecto que consiste en fundir metales, o metales con metaloides. Muy pocas veces de las aleaciones resultan compuestos químicos. En general son mezclas homogéneas, donde los materiales no se combinan químicamente.

Entre las aleaciones más conocidas podemos mencionar al acero, que se obtiene del hierro y el carbono en una cantidad que varía entre el 0,03 % y el 2,14 %. En el acero inoxidable, la aleación es de acero con un 10 a 12 % de cromo. En el bronce la aleación es de cobre y estaño y de la aleación de cobre y zinc se obtiene el latón. El oro es muy blando si se lo usara en estado puro, por eso se lo somete a aleaciones, por ejemplo con cobre para hacer monedas o joyas. El oro blanco es una aleación con plata, níquel o platino. Los quilates es el peso en oro que tiene en 24 partes de la aleación.

Concepto de aleación

En el caso del aluminio se usan aleaciones para hacerlo más duro y resistente, fusionando el aluminio con otros elementos tales como silicio, magnesio, cobre o zinc.

Para obtener las aleaciones se colocan en un mismo crisol los metales y se los funde, para que se forme una solución líquida, que luego se deja solidificar conformando una estructura de tipo granular cristalina.

Las propiedades de las aleaciones son similares a las de los metales en cuanto físicas y químicas, pero no en las mecánicas, siendo diferentes en dureza, tenacidad y ductilidad. Su temperatura de fusión depende de su concentración.

En Odontología se emplean aleaciones para hacer moldes o realizar reparaciones dentales, aparatos o implantes. Se usan entre otros metales, el oro, el platino, el paladio. Hay otras aleaciones más económicas que no se hacen con materiales tan nobles, agregando un alto contenido de níquel, cromo o berilio.