Concepto de alma

Etimológicamente proviene del latín “anima”, y significa lo que le imprime al cuerpo movimiento, siendo una entidad no física, aunque los presocráticos griegos (el vocablo griego es “ánemos” y significa viento o soplo) decían que poseía materialidad, formada por átomos susceptibles de destrucción, por lo tanto no era inmortal.

Platón fue quien la concibió como sustancia inmortal atrapada en un cuerpo perecedero, del que se liberaba con la muerte. Aristóteles la concibió como aquello que le da al cuerpo su forma, y diferencia a un individuo de otros, pero no la concibe como algo cuya existencia pueda continuar una vez que no exista el cuerpo que la contiene. Este filósofo consideró que el alma cumplía tres funciones según el organismo que la contuviera. La función sensitiva: En las plantas, como única función, y en el resto de los seres vivos como una de ellas, que les da la posibilidad de nutrirse y reproducirse. En los animales y en los seres humanos cumple el alma, además, una función sensitiva, que otorga la sensibilidad y la capacidad de movimiento. En el hombre también, cumple la función intelectiva, que supone las otras dos.

La filosofía cristiana separó el alma inmortal del cuerpo perecedero. San Agustín (354-430) para justificar la inmortalidad del alma se basó en varios razonamientos de Platón: no puede destruirse pues es un todo carente de partes. Santo Tomás la consideró inmaterial e incorruptible y creada por Dios. Al igual que Aristóteles afirmó que en el ser humano solo hay un alma, la intelectiva, que comprende a las demás, y afirmó que Aristóteles no negó la inmortalidad del alma. Se opuso a la concepción platónica del alma que sufre encerrada en el cuerpo y quiere liberarse, y aseguró que el alma está en relación armoniosa con el cuerpo, desempeñando algunas funciones dependientes de cuerpo y otras solo propias, que le dan inmortalidad.

Descartes consideró que e alma es la sustancia pensante, o conciencia. Kant no negó que el alma existiera, pero sí que su conocimiento era tarea imposible.