Concepto de amamantar

Amamantar es el acto de dar de dar de mamar, que es el modo en que los mamíferos alimentan a sus crías en los primeros meses de sus vidas. Lo hacen las hembras que son las que están dotadas de mamas que secretan leche a partir del alumbramiento. Es el primer alimento que consumen y cuenta con todos los nutrientes necesarios para el desarrollo del pequeño miembro de la especie.

En los animales mamíferos el amamantamiento es un hecho natural, ya que las hembras están dotadas de glándulas mamarias, y aunque existen casos en que las hembras se niegan a dar de mamar a sus crías, no es lo habitual. En los perros y gatos el amamantamiento de las crías se extiende entre el nacimiento y aproximadamente cuarenta y cinco días más tarde.

En los humanos el amamantamiento también es un hecho natural pero al estar tan atravesado por la cultura, como todas las acciones humanas, muchas veces se confunde este hecho de alimentar a un bebé con erotismo. Las personas cubren sus cuerpos, especialmente las zonas conocidas como íntimas que incluyen los senos femeninos, por ello, cuando una mujer necesita alimentar a su bebé, algunos creen que debería hacerlo en lugares fuera de la vista de otras personas. Por fortuna, una nueva visión sobre la lactancia materna, sus beneficios físicos y psicológicos para el niño, está cambiando esa manera de pensar.

Durante el siglo XX no se reconocían estos amplios beneficios del amamantamiento y se sustituía muchas veces la leche materna por leche modificada o por leche vacuna, a los pocos meses de vida, hasta que en los últimos treinta años de ese siglo se comienza a percibir que la leche materna es insustituible si se quiere lograr niños saludables, ya que la leche materna es muy completa, crea defensas contra enfermedades y previene alergias.

De ser posible el amamantamiento debe hacerse en un lugar tranquilo pues es bueno que la madre y el hijo estén solos y relajados, pero en ocasiones los bebés tienen hambre y necesitan comer sea que estén en un transporte público, en una plaza o haciendo compras, y esto debe ser visto por todos como algo perfectamente normal.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que el amamantamiento de los bebés se prolongue al menos por seis meses como alimento exclusivo. A partir de esa edad es conveniente, además de dar al niño leche materna, ofrecerle otros alimentos. No son unánimes las opiniones de hasta cuando conviene seguir amamantando. Mientras la OMS sugiere que se lo haga hasta que el niño tenga dos años, y de allí hasta que el niño y/o la madre decidan; la Academia Americana de Pediatría sostiene que debe ser hasta el año.