Concepto de amargo

La palabra amargo se remonta en su etimología al latín “amarus” con el significado de sabor amargo, pero también aludiendo a la tristeza como sensación anímica. Esa etimología también lo es del amarillo, como color del humor que domina en los estados de sufrimiento, también expresados en ese tono que adquiere la piel, para los antiguos médicos griegos.

Lo amargo, como sabor, si bien es apreciado por algunos paladares, por ejemplo: “me gusta mucho el mate amargo” o “a pesar de ser amarga, me deleita tomar un vaso de cerveza”; en general resulta desagradable, siendo contrario al dulce: “este postre está amargo, olvidaste agregarle azúcar” o “estoy mal de salud, y siento en la boca sabor amargo, creo que tengo una afección hepática”. El sabor amargo en este último caso está dado por la bilis. Es además, un sabor típico de las sustancias venenosas. Este sabor es detectado como los tres restantes (dulce, salado y agrio) por la lengua. En este caso las papilas gustativas se ubican en la parte posterior de la superficie lingual.

Concepto de amargo

Son de sabor amargo algunas sales inorgánicas como el cobre y el magnesio. Ciertas verduras como las berenjenas presentan sabor amargo aún cuando estén tiernas. Para quitárselo se las sala previamente, y luego se las enjuaga abundantemente.

Con la palabra amargo, también se designa a lo que causa dolor, por ejemplo: “mi vida se tornó amarga cuando te perdí”, o “las penas dejaron en mi existencia, un sabor amargo”. Un carácter amargo se dice que lo posee quien siempre está malhumorado y quejumbroso. Son personas negativas y pesimistas, opuestas a las joviales y optimistas, de las que se dice son dulces.