Concepto de ameba

Es en el griego ἀμοιβή, que hallamos el origen etimológico de ameba, en el sentido de “cambio de formato”. Las amebas, que predominan en los vegetales en descomposición, pertenecen al género “amoeba” y se trata de organismos unicelulares con forma cambiante (semejan huevos fritos) que poseen movimientos característicos llamados ameboideos por no poseer pared celular. Para lograr moverse se valen de sus seudópodos, que son prolongaciones de su citoplasma, los que también les sirven para fagocitar sus alimentos. Poseen en su única célula un citoplasma compuesto por un endoplasma central y granular, y una capa externa denominada ectoplasma. Su comunicación con el medio externo se realiza a través de la membrana celular. Viven en general en aguas estancadas, aunque también las hay en tierra, siendo algunas otras especies, parásitas.

Concepto de ameba

También tienen núcleo central, una vacuola contráctil que le sirve para conservar la presión osmótica y vacuolas digestivas para ingerir sustancias microscópicas, siendo su alimentación heterótrofa (otras células, bacterias y vegetales o animales microscópicos).

La eliminación de los desechos se hace a través de las vacuolas del ectoplasma, que también les permite captar el oxígeno y eliminar el díóxido de carbono.

En condiciones ambientales adversas se mantienen en estado de reposo y enquistadas, formando una capa protectora, período en que aprovechan para reproducirse asexualmente, por mitosis.

La descubrió en el año 1757, August Johann Rösel von Rosenhof (1705-1759) un naturalista y entomólogo de nacionalidad alemana.

Las de la especie Entamoeba histolytica son parásitos intestinales que afectan a perros y humanos. El contagio se produce al ingerir alimentos que contengan quistes, en general productos que se extraen de la tierra, por no lavarse las manos, por consumir agua contaminada o por contacto con insectos infectados. Los síntomas son especialmente de tipo digestivo (diarrea, vómitos, adelgazamiento).