Concepto de amputación

La palabra amputación, que es el efecto del verbo amputar, es de origen latino, y proviene de “amputare” cuyo significado es cortar, separar o podar.

Si bien se aplica a diversos ámbitos, por ejemplo en Literatura cuando se dice “El libro contenía una cita amputada de Borges”, aludiendo que algún párrafo no pertenece al autor; su uso es particularmente propio de la Biología, aplicándose a los cortes que se producen en las extremidades de animales o humanos, ya sea provocados por cirugía, para evitar males mayores; o por traumatismos o lesiones accidentales u ocasionados adrede, que producen la separación del miembro del resto del cuerpo.

En las antiguas civilizaciones se lo imponía como castigo para ciertos delitos, por ejemplo, en el código de Hammurabi y aún en el Derecho Romano, basados en la Ley del Talión. Por ejemplo el hijo sufriría la amputación de su mano si había golpeado a su padre.

Deliberadamente, consta en crónicas policiales que los delincuentes en ocasión de robo o secuestro extorsivo, han realizado amputación del cuerpo de sus víctimas, como de un dedo o una oreja, ya sea como represalia (por ejemplo si se ha realizado la denuncia policial) o para enviar una prueba de vida.

En algunos casos de amputaciones traumáticas, la porción corpórea puede volverse a colocar; en otros casos se practica la amputación por existir tumores o gangrena. La principal enfermedad que trae aparejada la amputación, sobre todo de los dedos de los pies, o a veces de todo el miembro, es la diabetes.