Concepto de andrógeno

En el griego es donde encontramos el origen etimológico de andrógeno, un término este con el que viene a definirse a una hormona que es la que se encarga de inducir la aparición de caracteres sexuales propiamente masculinos como sería el caso de la barba en el hombre.

Diversos son los tipos de andrógenos que existen siendo el más importante o el principal la conocida como testosterona, que puede encontrarse tanto en humanos como en otro tipo de mamíferos, en aves y en reptiles. En el caso concreto del hombre dicha hormona destaca porque juega un papel fundamental tanto en el incremento de la masa muscular como en el crecimiento del pelo o en el desarrollo de los testículos.

No obstante, hay que subrayar que también se habla de otro tipo de andrógeno como es el caso de androstendiona. Esta es producida por los ovarios, por los testículos y por la corteza suprarrenal. El uso indebido de ella ha llevado a que las distintas organizaciones deportivas hayan prohibido su utilización como suplemento de musculación.

La androsterona también es otra de las clases más relevantes de andrógeno. En su caso, ella puede encontrarse tanto en la orina como en el propio plasma y también tiene la capacidad de traer consigo efectos masculinizantes, no obstante, en este sentido es mucho menos efectiva que la testosterona.

La dehidroepiandrosterona o la dihidrotestosterona son otros de los tipos de andrógeno que tenemos que tener en cuenta pues de una forma más o menos efectiva también contribuyen a la masculinización.