Concepto de angina

La palabra anginas deriva de igual vocablo latino, y designa algo estrecho o estrangulado. Su uso es frecuente en Medicina para hacer referencia tanto a la inflamación de las amígdalas (por eso también se conoce esta afección como amigdalitis, que es la denominación más científica) que a causa de ello se estrechan, como para referirse a la angina de pecho, que es una dolencia cardiaca, y representa una manifestación de la existencia de una patología de las arterias coronarias.

Nos dedicaremos a explicar cada una de ellas:

Concepto de angina

En el primer caso, las amígdalas están ubicadas en la zona faríngea, por ello es una de las formas que puede presentar la faringitis, y en generar la mucosa faríngea también se muestra inflamada.

Las anginas o amigdalitis se presentan caracterizadas por alguno o varios de estos síntomas: dolor de garganta que toma una coloración roja (con puntos blancos si hay infección), fiebre, inapetencia, dolor muscular, dolor de cabeza, ganglios linfáticos inflamados en el cuello y dificultad para hablar o tragar los alimentos. Sus causas pueden ser bacterianas o virales. Las primeras se tratan con antibióticos. Estos no resultan para atacar a los virus. En ambos caso se prescriben analgésicos, antiinflamatorios, y antifebriles si correspondiera.

En la angina de pecho o angor, se produce una sensación de que el pecho se estrangula o estrecha, al llegar poca sangre, que provea de oxígeno al corazón (isquemia miocárdica) en general producido por obstrucción de las arterias coronarias. Se siente una opresión dolorosa en la zona baja del esternón, que suele propagarse a los brazos y a la espalda, lo que amerita la consulta médica de urgencia, pues puede presentar riesgo vital, aunque no todo dolor en el pecho sea un angor. La más grave es la angina de pecho denominada inestable, y es la que aparece de repente, sin esfuerzo físico, ni ninguna regla que la anuncie, y sin responder a tratamientos. Puede ser el preámbulo de un infarto.