Concepto de antropofagia

Del vocablo latino “ánthropos” que significa hombre y “phagia” que quiere decir comer, la antropofagia es la característica de aquellos que se alimentan de personas.

Los animales que pueden llegar a alimentarse de seres humanos, aunque no de manera exclusiva, pueden ser el tigre, el león, el cocodrilo, la orca, la anaconda, el tiburón, la hiena, el jaguar, el oso o el puma. Pertenecen a la categoría de depredadores.

El canibalismo es la acción de comer un ser humano a otro de su misma especie. Se cree que se practicó en la Prehistoria por las marcas halladas en huesos humanos. Era común en las tribus africanas y entre los aborígenes americanos, como los que habitaban en “La Española” (isla del Archipiélago de las Antillas) fundada por Colón en su primer viaje, y como el caso de los guaraníes, ubicados en el noreste argentino, suroeste brasileño, parte de Uruguay, Paraguay y parte de Bolivia, que consumían en medio de ritos y ceremonias, los cadáveres de sus enemigos.

Razones de supervivencia han obligado a seres humanos civilizados a recurrir a la antropofagia en situaciones límites como ocurrió con los uruguayos víctimas del accidente aéreo ocurrido en la Cordillera de los Andes que iban en el vuelo 571 en un avión de la Fuerza Aérea Uruguaya, rumbo a Chile, en el año 1972, donde los que
pudieron permanecer con vida (que finalmente fueron 16) debieron consumir los cadáveres de los muertos en el accidente, para salvar sus propias vidas.

El consumo, para ser antropofagia, debe ser de carne humana, y no exclusivamente de sangre pues en este caso sería hematofagia.