Concepto de apetito

La palabra apetito se originó en el latín “appetitus”, derivado a su vez del verbo “appetere”, integrado por “ad” prefijo que indica “ir hacia adelante” y por “petere” con el significado de “pedir” o “buscar”.

El apetito es una fuerza, instinto o tendencia agradable que nos lleva hacia un objetivo que se nos muestra como capaz de satisfacer ciertas necesidades que el individuo considera básicas, como alimentarse o tener relaciones sexuales.

En los humanos para poner freno al apetito sexual y crear una sociedad ordenada en sentido moral y para protección de los hijos que pudieran nacer de esa relación fue creada la institución matrimonial a la que actualmente se está equiparando en su reconocimiento legal, el concubinato.

Concepto de apetito

En cuanto a la comida, decimos que tenemos apetito cuando sentimos deseos de comer, lo cual no siempre acompaña al hambre (necesidad de ingerir nutrientes para el cumplimiento de las funciones orgánicas, que aparece luego de algunas horas de ayuno) pues en ocasiones podemos tener apetito aún cuando ya hemos comido, por ejemplo: “el rico aroma que viene desde la cocina ha despertado mi apetito”. Cuando alguien no siente deseos de comer se dice que está inapetente, lo que puede ser síntoma de alguna enfermedad física o psicológica. La anorexia, se presenta como la típica enfermedad que se caracteriza por la falta de apetito. Cuando la anorexia es de origen nervioso se trata de un trastorno alimentario, que puede traer graves consecuencias para la salud, incluyendo la muerte. El apetito excesivo también puede ser malo, pues trae aparejado, obesidad, diabetes, colesterol alto, etcétera. En la religión cristiana la gula es un pecado, pero tanto para creyentes como para los no creyentes, el castigo es terrenal, ya que quien no educa su apetito puede contraer enfermedades muy graves.