Concepto de arritmia

Derivada etimológicamente de la palabra griega ἀρρυθμία que se pronuncia “arrythmíā”, y compuesta por el prefijo privativo “a”, y “rhythmos” = ritmo; con arritmia se designa en medicina cardiológica a aquel trastorno del pulso o frecuencia del ritmo de los latidos del corazón, que los produce al contraerse con el fin de realizar el bombeo de la sangre, para lo cual necesita un impulso eléctrico que parte del nódulo sinoauricular, lo que provoca la contracción de las aurículas, mientras los ventrículos logran contraerse cuando el impulso eléctrico llega al haz de His (fascículo atrioventricular). El ritmo correcto de las contracciones permite que la sangre se distribuya satisfactoriamente en el organismo.

Concepto de arritmia

Los problemas ocurren ya sea porque late muy rápido, lo que recibe el nombre de taquicardia, o muy despacio, lo que se designa como bradicardia. Aún cuando no haya ni rapidez ni lentitud puede haber arritmia si los latidos son irregulares. Las arritmias pueden darse en forma esporádica o ser continuas.

Quien padece arritmia puede llegar a sentir en la taquicardia el latido acelerado de su corazón, puede presentar sudoración, desmayarse, sentir dolor en la zona del pecho o tener dificultades respiratorias.

Pueden causar aritmias entre otras patologías, las miocardiopatías, la insuficiencia cardiaca, el hipertiroidismo, aunque también la cafeína, la cocaína y ciertos fármacos pueden producirla.

Se usan para el diagnóstico, el electrocardiograma (ECG) la colocación de un Holter por 24 horas, la ecocardiografía y la angiografía del corazón. Hay tratamientos médicos efectivos según el tipo y gravedad de la enfermedad, que incluyen medicación, o implantación de desfribiladores o marcapasos.
Son más propensos a padecer arritmias o a empeorarlas los fumadores, quienes consumen mucha grasa en sus dietas, y las personas sedentarias.