Concepto de aseo

Significa limpieza tanto personal como del lugar donde se habita; ya sea la vivienda, el lugar de trabajo, la ciudad, el país etcétera, y es considerada una virtud. Como enseñó Aristóteles la virtud es el punto medio ente el vicio del exceso y el de la carencia; por lo tanto exagerar en el aseo puede llegar a ser también una patología, tornándose en una obsesión.

El aseo o limpieza es muy recomendable para mantener la buena salud personal y evitar la propagación de enfermedades.

A nivel personal se refiere a la limpieza del cuerpo, a través del baño diario, el corte de uñas, el lavado del cabello, de la dentadura, de los oídos, y fundamentalmente el lavado de las manos. La ropa debe lavarse con regularidad, tanto la de uso personal, como la ropa de cama y toallas. También deben mantenerse limpios los medios de transporte como autos, o a nivel comunitario los taxis y los colectivos. Son productos para el aseo personal, los jabones, dentífricos, champúes, peines, cepillos de cabello y de uñas, desodorantes, etcétera.

Es muy importante una persona aseada en su aspecto personal, como modo de presentación social, ya que si está descuidado y sucio, será muchas veces marginado en reuniones sociales, en ámbitos estudiantiles y laborales.

La parte de la Medicina dedicada al estudio del aseo como medio preventivo de enfermedades, y los modos más efectivos de realizar dichas prácticas se llama Higiene.

En la Edad Media la falta de aseo provocó la aparición de muchas enfermedades, siendo recién preocupación estatal a partir de la Revolución Industrial.

A nivel vivienda, el aseo consiste en mantener limpias y ventiladas las habitaciones, desinfectados los baños y cocinas, y los lugares donde habitan los animales domésticos.

En las ciudades se basa fundamentalmente en el barrido de las calles y la recolección domiciliaria de residuos.