Concepto de asma

La palabra asma se originó en el vocablo griego ἆσθμα “ásthma”, cuyo significado es jadeo, siendo su origen para loa antiguos griegos obra de la divinidad, como lo sostenía Hipócrates el padre de la medicina 370 años antes de la era cristiana. En el siglo VIII antes de Cristo, el poeta Homero, hace padecer este mal a sus personajes, Héctor y Áyax, con síntomas de ahogo y sudoración, provocados por un golpe en el cuello o por agotamiento físico.

La palabra se introdujo en el idioma latín como “asthma”, y ya en el siglo V de la era cristiana el padre de la iglesia, San Jerónimo, lo definió como una patología pulmonar, donde los pulmones se comprimen e impiden el paso del aire.

Concepto de asma

En la actualidad el asma es una enfermedad inflamatoria crónica, de gran influencia genética, que afecta las vías respiratorias, que se angostan o estrechan al hincharse por la inflamación, que en general se presenta en forma de ataques aislados de duración corta, y por ciertos estímulos desencadenantes, como situaciones estresantes, actividad física intensa, presencia de sustancias que provocan alergias (químicos en los alimentos, pelos de mascotas, polvo, polen) o humedad ambiental. Luego del ataque, de duración variable (puede durar pocos minutos o varios días) los síntomas remiten por algún tiempo.

Son síntomas del asma, la imposibilidad de respirar con normalidad, lo que provoca ahogo; la tos, y la sensación de opresión en el pecho. Hay medicación que puede controlar la aparición de los ataques, y actitudes preventivas que pueden evitarlos como una vida tranquila, en ambientes secos y lejos de los agentes que provocan las alergias; y otros medicamentos, como los broncodilatadores que actúan en el momento de la crisis.