Concepto de atroz

Origen del término

Del latín “atrox”, este adjetivo se derivó de otro, de “ater” o “atrum”, humo negro que surge de la quema de cadáveres o de productos nocivos, aplicándose por ello esa calificación de “atrox” a todo lo que creaba una atmósfera sombría o escalofriante.

Uso actual

En la actualidad algo (un suceso) o alguien atroz (un animal o persona) se caracteriza por su violencia, aberración, brutalidad y crueldad. Así decimos por ejemplo: “No puedo imaginar cómo, ese padre de familia que parecía tan educado y sereno fue capaz de realizar ese crimen atroz”, “El tornado arrasó con todo lo que estaba en su camino, con una furia atroz” o “Es atroz comprobar que ciertas enfermedades como el Alzheimer avanzan tan rápidamente y con efectos irreversibles”. Lo atroz siempre tiene una connotación negativa.

Concepto de atroz

En marzo de 2015 se produjo un ataque en Mali, en una base de la ONU en misión pacífica, donde murieron dos niños y un miembro de la misión, de nacionalidad canadiense. Ante este hecho aberrante el Consejo de Seguridad de la ONU, condenó el ataque al que calificó de atroz, y exigió un pronto esclarecimiento para encontrar a los responsables y condenarlos. El Papa Francisco en ocasión del centenario del evento dramático, acontecido el 24 de abril de 1815, calificó de atroz y de descabellado exterminio, a la matanza de armenios por parte de Turquía, lo que indignó a los funcionarios turcos.

Otras aplicaciones

También se usa para hacer referencia a algo de enormes dimensiones, como cuando se dice “El hambre del perro, luego de permanecer perdido por varios días, es atroz”, y para menoscabar o desprestigiar una cosa, evento o actitud, haciendo resaltar que es muy mala: “La representación teatral fue atroz, los actores no sabían la letra y sus movimientos eran torpes” o “El examen del alumno fue muy malo, escribió muchas atrocidades”.