Concepto de bebida

Entre las sustancias que los organismos animales ingieren, se diferencian los sólidos de los líquidos, y así hablamos de comidas en el primer caso y de bebidas en el segundo. Se incluyen entre las bebidas de consumo humano, el agua, el té, la leche, el café, el mate, las gaseosas, los jugos frutales y las bebidas alcohólicas, con contenido de alcohol etílico.

El objetivo de beber es saciar la sed, y mantener la hidratación orgánica, aunque muchas veces se utilizan para ceremonias festivas y religiosas, como el agua para el bautismo, y sobre todo las bebidas alcohólicas, como símbolo de buenos augurios a través del brindis, por ejemplo con champagne. Algunos medicamentos también se presentan en forma de bebidas (suspensiones).

Si bien muchos alimentos contienen agua, aportando aproximadamente la tercera parte de lo necesario; esto no es suficiente, y por eso debe ingerirse líquidos, para cumplir adecuadamente las funciones vitrales, reaportando el agua perdida a través de la orina, la transpiración y la respiración, recomendándose beber alrededor de al menos dos litros por día, en personas adultas.

Hay bebidas denominadas energéticas que suministran una dosis extra de energía, aportando vitaminas y minerales, y son usadas sobre todo por los deportistas.

Se habla de adicción a la bebida cuando una persona consumo en exceso bebidas alcohólicas. Entre las bebidas alcohólicas se diferencian las fermentadas, como la cerveza, el vino o la sidra y las destiladas, como licores y aguardientes (whisky, tequila, anís, vodka, ron, etcétera). Su graduación alcohólica supera los 20º.