Concepto de beodo

La palabra beodo procede etimológicamente del latín “bebetus”, que a su vez se deriva del verbo “bibere” con el significado de “beber”. El beodo es el bebedor, el que consume bebidas alcohólicas hasta emborracharse. Es por ello sinónimo de ebrio, embriagado, alcohólico y borracho.

El uso del término “beodo” no es tan frecuente como el de sus sinónimos y es útil tenerlo en cuanta cuando escribimos un texto y queremos evitar la reiteración de vocablos.

Un beodo es un enfermo, que debe recibir tratamiento médico y psicológico, que ha adquirido el hábito de consumir bebidas que contienen alcohol al punto de marearse, sentir dolores de estómago, vomitar, tener actitudes desinhibidas y hasta perder la conciencia. Estos síntomas varían de una persona a otra como tampoco son iguales los límites de tolerancia de cada organismo, ni todas las bebidas poseen la misma graduación alcohólica.

Concepto de beodo

Las causas por las que se llega a esta situación son muchas. Algunos adquieren el hábito por los excesos propios de la juventud y otros buscan consuelo en la bebida para sus problemas, lo que los acrecienta aún más.

El hígado es el órgano más perjudicado del beodo y puede desarrollar una cirrosis u otras graves enfermedades reduciendo la esperanza de vida aproximadamente en una década. El alcohol tiene efectos acumulativos, por lo cual cuánto más joven se empiece con este vicio y más se consuma, mayores y más nefastas son las consecuencias, las que también son de tipo social, pues el beodo no tiene una relación estable y saludable con familiares amigos, ni en el entorno laboral. Se muestran incoherentes, vacilantes y hasta agresivos. Algunos pueden transformarse en marginales (mendigos o delincuentes) mientras otros suelen provocar accidentes como quienes manejan en estado de beodez.