Concepto de bondad

La bondad es un sustantivo abstracto, derivado de la calidad de bueno. Es un valor apreciable que puede predicarse de los objetos y sujetos. Proviene etimológicamente del latín “bonitas” palabra integrada por “bonus” adjetivo que significa bueno más el sufijo “tas” indicativo de cualidad.

En las cosas, la bondad se usa para referirse a su valor, utilidad o calidad por ejemplo “La bondad de los metales se aprecia en su calidad y pureza”, “Esta tierra bondadosa permite que las siembras crezcan con premura y abundancia”, “Esta herramienta tiene la bondad de ayudarme con mi obra”.

Concepto de bondad

En el ser humano la bondad es la tendencia que nos impulsa a obrar bien, a construir, a sentir piedad por los que sufren, a solidarizarnos con los necesitados.

Concepto que fue, es y será materia de debate filosófico y religioso, la bondad nos perfecciona y enaltece. El filósofo Sócrates (470-399 a. C) sostenía que se debe ser bueno con los amigos y con los enemigos, pues solo así se lograría combatir su maldad. Para Aristóteles la bondad es un hábito, que se asociaba con lo virtuoso y lleva al hombre a ser feliz, alejándolo de los placeres y llevándolo a la actuación política para el bien de sus conciudadanos y a la vida contemplativa. El Dios cristiano es bondadoso y misericordioso y sus hijos deben serlo, cumpliendo su plan divino, siendo amables, generosos y procurando no dañar ni hacer sufrir a otros, sino ayudándolos. Lo contrario a la bondad es la maldad, caracterizada por la tendencia hacia la destrucción, el egoísmo y la mezquindad.

Seres humanos famosos por su bondad han sido entre otros muchos, Mahatma Ghandi y la Madre teresa de Calcuta.