Concepto de bruxismo

La palabra bruxismo nos llegó desde el griego “brugmos” cuyo significado es “mordedura”. Es un término que se usa en Odontología para describir la conducta de aquellos que aprietan los dientes superiores contra los inferiores o los hacen rechinar, moviendo unos sobre otros, de modo inconsciente, persistente e intenso, en general mientras están dormidos, aunque también hay quienes lo hacen despiertos, siendo en este caso más fácil de controlar. Ocurre en individuos de cualquier edad y se califica como una parafunción (no tiene un propósito específico).

Concepto de bruxismo

Es estrés es la causa fundamental de que la gente padezca de bruxismo lo que puede causar problemas, a veces serios aunque no graves, en la articulación temporomandibular, que provoca dolor al masticar, dificultad para abrir la boca, dolores de oído y de cabeza. Quienes rechinan los dientes, los desgastan y hasta los fracturan, pudiendo ocasionarles daños permanentes. Un enorme número de personas lo padecen.

Para proteger la dentadura se confeccionan aparatos bucales o férulas de descarga, pero fundamentalmente se debe tratar de aliviar las tensiones para acabar con la causa del bruxismo. Aprender a controlar los nervios mediante técnicas de relajación, realizar masajes en los músculos faciales y del cuello, no consumir alimentos duros, no mascar chicles, tomar suficiente agua, tratar de conciliar un sueño placentero, etcétera.

Sabemos que controlar el estrés en las grandes ciudades con los problemas que trae acarreada la vida cotidiana no es fácil, pero tratar de cambiar ciertos hábitos por otros más saludables en pro de la salud, es altamente conveniente.

Es recomendable revisar la alineación de los dientes, y en su caso, iniciar un tratamiento de ortodoncia pues esto también puede ser causa de bruxismo, como también ocasionalmente pueden serlo las enfermedades periodontales o las prótesis mal ajustadas.