Concepto de candente

Candente es un adjetivo que procede etimológicamente del latín “candentis” cuyo significado es “brillante” o “ardiente”. Los metales sometidos al calor, por ejemplo por la acción del fuego, se tornan candentes, brillantes, de color rojo o blanco, y pueden quemar la piel al contacto.

Cuando un metal es calentado, sus átomos se mueven y vibran con intensidad. Esta energía no puede ser incorporada totalmente, y por eso se expresa en radiación lumínica, que en el caso del hierro, primero es roja, pero si el calor aumenta se torna amarillo, blanco y luego azul, mientras las ondas son cada vez más cortas.

Concepto de candente

El objetivo de someter los metales al calor es poder trabajarlos, moldeándolos. Para fundir, el metal que más se usa es el hierro gris, que es fácil de fundir y económico en su costo. Se trata de una aleación, con velocidad lenta de enfriamiento, donde se combina el hierro con azufre, fósforo, manganeso, más de 2 % de carbono y un 1 % de silicio.

En sus orígenes nuestro planeta estaba formado por una masa rocosa, que se fundió por el calor que emanó de su interior y formó una masa candente. El centro de la Tierra está integrado principalmente por hierro fundido y puede alcanzar una temperatura de 6.700 º C. Las estrellas, y entre ellas, nuestro Sol, son objetos luminosos, candentes, formados por material gaseoso extremadamente caliente.

Las cuestiones que por su importancia y repercusión acaloran los ánimos y los exacerban se dice que son candentes: “La frase de la diva se viralizó y se convirtió en una de candente actualidad”, “El profesor habló en clase del tema candente de las inundaciones, y los alumnos expresaron sus opiniones con libertad”, “La renuncia del Presidente se ha transformado en un tema candente que acaparó la atención de la prensa internacional” o “El aumento de impuestos fue un anuncio candente que provocó el malestar popular”.