Concepto de cándida

La palabra cándida tiene su rigen en el latín “candidus” cuyo significado es blanco brillante, en alusión a las togas de ese color que lucían los romanos pretendientes a los cargos públicos, simbolizando el blanco la pureza, la honestidad y la sencillez. De allí que cuando se aplica este adjetivo a una persona, se dice que es ingenua, sin malicia y sencilla: “Es tan cándida que creyó todas las excusas de su novio” o “la candidez de su sonrisa expresa lo excelente persona que es”.

Es además, dentro de las Ciencias Biológicas, el nombre que recibe científicamente un hongo, de la especie levadura (hongos unicelulares) que habitualmente habitan en los organismos vivos, tratándose de un saprófito usual, especialmente en el tubo digestivo y en la piel, pero que en ocasiones, si no están controlados por el sistema inmunológico, y ante la presencia de factores que favorecen su proliferación, por ejemplo a causa de alguna enfermedad, estrés, o de un tratamiento con antibióticos, pueden multiplicarse y provocar una infección (micosis) en diferentes partes del cuerpo, como piel, boca, vagina (provocan vulvovaginitis), pene y esófago.

En general son muy molestas, ya que en la piel o vagina provocan mucha picazón, pero su gravedad aumenta si afectan por ejemplo, la sangre, o en el caso del esófago donde pueden provocar obstrucción. Es frecuente en pacientes inmunodeprimidos, afectando en gran medida a quienes tienen SIDA.

El nombre de cándida alude a su color blanquecino, su diagnóstico se confirma con exámenes de laboratorio, y su tratamiento es en base a antimicóticos. Se contagia por contacto, en el caso de las externas.