Concepto de carne

Procedente etimológicamente del latín “carnis”, alude a la parte especialmente muscular y blanda de nuestro cuerpo y el de los animales, exceptuándose la parte ósea, y también a su parte material, en contraposición al alma, en este caso referido a los humanos. Así cuando hablamos de los pecados de la carne en sentido religioso, se hace referencia a aquellos impulsos que brotan de nuestras necesidades corpóreas, especialmente a los instintos sexuales. Cuando se dice que somos de carne y hueso, nos referimos a que somos mortales, susceptibles de enfermar, pecar y equivocarnos. Ejemplos: “No te dejes tentar por los placeres de la carne, y sigue el camino que te indica Dios”. La parte humana de Cristo está representada por el pan y el vino. La primera es su carne y la segunda, su sangre.

Concepto de carne

Muchas de las carnes animales son consumidas por otros animales y por los humanos, que la cocinan y preparan antes de ingerirla. A los seres vivos cuya alimentación es esencialmente basada en la carne se los llama carnívoros, como el caso de los leones y los tigres. Otros animales comen otros productos de origen animal y también vegetales. Son los omnívoros, como el ser humano. Las tribus de hombres que comen otros humanos se conocen como antropófagas.

Las carnes pueden ser blancas como las de los pescados y aves, o rojas como la carne de vaca o de cerdo. Las que contienen menos grasas se denominan, magras. Las carnes aportan a la dieta, especialmente proteínas, aunque también contienen minerales y grasas. Fue seguramente la alimentación básica humana del Paleolítico, empezando los vegetales a tener importancia desde la aparición de la agricultura en el Neolítico. Antes solo se consumían además de carne, frutos silvestres.

Alrededor del consumo de carne, en la actualidad, se ha montado una gran industria que incluye mataderos, frigoríficos y carnicerías; cuestionada por quienes predican el vegetarianismo y denuncian la matanza de animales, pues los aportes nutricionales de la carne pueden ser reemplazados por el consumo de frutas, legumbres y verduras.

Por extensión, la “carne” de las frutas y verduras es su pulpa o parte blanda. Además suele hablarse de “carne de soya” para aludir a este producto de origen vegetal que imita en su textura a la carne animal, y sirve en la gastronomía para reemplazarla, conteniendo también proteínas de muy alta calidad.

Ser “carne de cañón” es una metáfora que se usa para designar a quien o quienes son utilizados para ocasionarles daños.