Concepto de catástrofe

La palabra catástrofe es de origen griego. Procede de “katastrophe”, término integrado por “kata” que designa una dirección descendente, y por “strophe” que puede traducirse como “voltear”. Una catástrofe es una situación donde las cosas o situaciones se voltean o cambian hacia una posición desventajosa. Entre los griegos se usaba en el teatro para hacer referencia al desenlace de las tragedias, que en general terminan en situaciones fatídicas. El vocablo pasó al latín como “catastrŏphe” y de allí fue tomado por el español.

Concepto de catástrofe

Actualmente las catástrofes son aquellos hechos que tienen consecuencias muy dolorosas e irremediables provocados por la acción humana o por la naturaleza. Cuando las pérdidas son masivas y gravísimas se denominan catástrofes. Si son un poco menos graves suele llamárselas desastres. O sea que la diferencia entre desastre y catástrofe es una cuestión de grado.

El ser humano provoca desastres y catástrofes muchas veces de modo intencional como cuando inicia guerras que dejan saldos de personas muertas y heridas, además de cuantiosos daños materiales. Otras veces lo hace por accidente (conocidos como accidentes antrópicos) como cuando se incendia alguna fábrica de pirotecnia o el caso del accidente nuclear de Chernóbil en Ucrania, ocurrido el 26 de abril de 1986 o en los casos de derrames de petróleo.

Las catástrofes naturales son hechos que provocan la muerte de seres vivos y/o la destrucción de cosas materiales sin intervención humana como ocurre con los terremotos, como el que ocurrió en Kobe (Japón) el 17 de enero de 1995 que dejó 6.000 muertos, 34.000 heridos y 200.000 viviendas destruidas; los tsunamis, como el que golpeó las costas asiáticas el 26 de diciembre de 2004 donde murieron 3.400 personas; o las erupciones volcánicas, como la que ocurrió en Filipinas entre el 15 y el 16 de junio de 1991, por la erupción del monte Pinatubo que perduró por 15 horas, que dejó un saldo de 320 víctimas y la región devastada.

A veces suceden las catástrofes por la acción combinada de factores naturales y humanos.