Concepto de cauterización

Cauterización es tanto la acción como el efecto de cauterizar, que procede del griego kauteriazein, de donde lo tomó el latín como “cauterizare”, con el significado de marcar con hierro.

Se trata de un método para sanar heridas, usado desde antiguo, especialmente en casos en que debían realizarse amputaciones para impedir que el sujeto se desangre a causa de la hemorragia. Para ello se colocaba sobre la herida un metal candente, dañando el tejido, pero logrando que la sangre coagulara.
En la actualidad se utiliza la electrocauterización con una pequeña sonda con corriente alterna de alta frecuencia, monopolar o bipolar, colocando una almohadilla en la persona para hacer tierra, y se usa para la eliminación de tejidos dañados, en intervenciones quirúrgicas laparoscópicas, de cuello uterino, eliminación de verrugas, de llagas de cuello uterino no cancerígenas, en mastectomías y para detener sangrados cauterizando pequeños vasos. Además, se utiliza la electrocauterización de la membrana de Browman para solucionar problemas de córnea.

Concepto de cauterización

También se usa la cauterización química, usando sustancias cáusticas, para lesiones pequeñas. Para ello se usa nitrato de plata o láser, sobre todo en caso de epistaxis (sangrado nasal) aunque también se utiliza nitrógeno líquido que es menos doloroso, pero también menos efectivo. Las electrocauterizaciones para epistaxis solo se realizan para casos extremos, y previo descartar que el sangrado no tenga otro origen, como puede ser la hipertensión arterial.

La cauterización capilar tiene por finalidad sellar la cutícula (capa exterior del cabello) eliminado la resequedad, evitando el encrespado, utilizando queratina, para que el cabello luzca sano y con brillo.