Concepto de caza

La persecución de un animal para quitarle su libertad o matarlo, con fines simplemente deportivos o para alimentarse, es lo que se denomina caza. Sólo el hombre practica la caza por placer. Por extensión, se aplica a todo aquel que persigue un objetivo, por ejemplo, “está a la caza de un empleo”.

La caza de brujas fue muy común en la Europa Medieval, persiguiendo a personas por razones especialmente religiosas.

La caza fue una de las primeras actividades humanas en procura de alimento, característica de los grupos nómadas, que al igual que ciertos animales carnívoros como los lobos, leones o tigres, conseguían de este modo su alimento.

Se distingue entre caza mayor y menor. La primera comprende animales de mayor porte como jabalíes, ciervos y lobos; la segunda es de animales pequeños como liebres, palomas, conejos, etcétera. También puede ser la caza de tipo legal, o ilegal según sea o no permitida por la ley.

Existen algunos animales protegidos, en peligro de extinción, a los que se prohíbe cazar, y ciertos lugares creados para la protección de las especies, donde también está vedada su caza, como las reservas natrales o parques nacionales.

El hombre con su espíritu materialista y ambicioso ha contribuido a que muchas especies desaparecieran del planeta a través de la caza sin límites. Los antiguos incas practicaban una forma de cazar donde los animales se seleccionaban, matando sólo a los necesarios y excluyendo también a las hembras preñadas, posibilitando así la continuación de su existencia. Esta cacería se denominaba chacu.