Concepto de ciclo del agua

Hablar del ciclo del agua es hablar de uno de los fenómenos más importantes de la Naturaleza. En concreto este puede definirse como el proceso de circulación del agua a través de los diversos espacios que componen la hidroesfera. Durante aquel el fluido que nos ocupa lo único que hace es trasladarse de un lugar a otro o cambiar de estado.

Varias son las etapas que conforman este procedimiento que comienza con la llamada evaporación que es cuando la citada agua se evapora de la superficie oceánica. Acto seguido, aquella va subiendo en forma de vapor y se produce la condensación que hace que se forme en nubes.

La siguiente fase es la que se conoce como precipitación y es que las gotas que conforman esas mencionadas nubes se enfrían, se condensan y terminan por precipitarse sobre la superficie terrestre. Un hecho que seguidamente provoca lo que se conoce como infiltración y es que el agua al alcanzar el suelo, se mete por los poros del mismo y pasa a ser subterránea.

Parte de ella estará bajo el suelo pero también habrá otra que vuelva a la atmósfera por evaporación a través de la acción de las plantas y tampoco hay que olvidar que cierta parte del agua se quedará en la superficie dando nombre a la fase que se llama escorrentía. Un término este con el que viene a definirse a las distintas maneras en las que el agua se desliza cuesta abajo por la superficie.

Acto seguido habría que hablar de la circulación subterránea y a partir de ahí todo el proceso comenzaría de nuevo. En él hay que subrayar también dos conceptos importantes. Por un lado está la fusión que se refiere a cuando la nieve pasa a estado líquido por culpa del deshielo. Y por otro está la solidificación que tiene lugar cuando la temperatura del interior de una nube es inferior a 0º y el agua que la contiene se solidifica y se presenta en forma de nieve o granizo.