Concepto de ciclotímico

El trastorno ciclotímico de la personalidad, es aquel que padecen aquellas personas que los hace ser cambiantes en sus actos públicos y privados, sin razón aparente. Es muy similar al trastorno bipolar, diferenciándose solo en su intensidad, ya que son menos graves tanto los períodos de euforia como los depresivos, que se alternan en lapsos de tiempos de prolongación diversa, y el diagnóstico diferencial será una ardua tarea que compete a psiquiatras y psicólogos. Esta característica de fluctuación anímica debe suceder por lo menos durante un par de años.

Pareciera ser más frecuente en el sexo femenino, pero esto ocurre porque son las mujeres las que más aceptan recurrir a la consulta y reconocer su problema.

Son personas con las cuales es difícil establecer un vínculo, pues son impredecibles tanto en los sentimientos que expresan, en lo que desean, en sus gustos, que cambian de un mes a otro, de un día para otro, o hasta a veces de un momento a otro.

Solemos verlos muy alegres, optimistas, habladores, desinhibidos, y cuando nos acostumbramos a esa manera de ser, nos muestran su otra faceta de personalidad: están irritables, tristes, sin proyectos, y ningún problema justifica tal cambio de humor, pues sería lógico que alguien muy alegre, pudiera de repente mostrarse triste, si ha sufrido una pérdida familiar, un divorcio, un robo, etcétera. Tienen períodos donde están eutímicos, o sea, estabilizados en su humor, pero luego vuelven a recaer, y aún pueden empeorar (esto no siempre sucede) y llegar a un trastorno bipolar, si no están tratados.