Concepto de cloro

Cloro, es una palabra de origen griego (proviene de “khlôros”), y su significado es verdoso. Fue descubierto por el científico de origen sueco K. W. Scheele. En la tabla periódica de los elementos químicos, su número atómico es el 17.

Pertenece al grupo de los halógenos, junto al bromo, al flúor, al astato y al yodo, aunque el cloro es que encontramos en cantidades más abundantes pero no en estado puro sino conformando cloritos, cloratos o cloruros, por ejemplo en los cloruros metálicos, especialmente el cloruro de sodio (sal común), disuelto en el agua de mar o en yacimientos de sal gema en estado cristalizado y en general combinado con calcio, magnesio y potasio.

Está formado en estado puro por dos moléculas de cloro (dicloro). Su color es entre amarillento y verdoso, es un gas tóxico de olor fuerte, sofocante y desagradable, aunque su existencia es necesaria para la vida. Es dos veces y medio más pesado que el aire. Como símbolo químico se representa con Cl. Su masa atómica es 35,46. Es soluble en agua, muy activo y oxidante.

Para obtener grandes cantidades de cloro se usa un procedimiento industrial, llamado electrólisis.

Su utilización medicinal e industrial es muy importante, siendo su función esencial la de purificar el agua, por su acción germicida. Es muy apreciado en la industria textil y papelera como blanqueador.

El padre del emperador romano Constantino, llamado Flavio Valerio Constancio (conocido como Constancio Cloro) que integró en el Bajo Imperio la primera tetrarquía, recibió el sobrenombre de Cloro por la palidez de su rostro.