Concepto de cobre

Procedente en su etimología del griego “kypros” de donde la tomó el latín como “cuprum”, haciendo alusión a la isla de Chipre, donde existían muchas minas de cobre en la antigüedad, la palabra cobre designa un metal que conduce muy bien la electricidad, de gran ductilidad y maleabilidad, fácilmente reciclable, resistente a la corrosión, cuyo color es rojizo y su símbolo es Cu. El número atómico del cobre es 29. Su peso atómico es 63,54.

Es frecuente hallarlo en estado puro o en algunos sulfuros, entre ellos la calcopirita y la bornita; en los carbonatos hidratados, como la azurita y la malaquita o en los óxidos como la cuprita.

Concepto de cobre

Entre el período Neolítico y la Edad de Bronce, en la Prehistoria de la humanidad, se desarrolló una época histórica que se conoce como Edad del cobre, donde luego de ser usado este metal en su estado nativo, el hombre comenzó a poder hacer con él, aleaciones, lo que le permitió al mezclarlo con estaño, originar el bronce. El cobre mucho más abundante que el oro y la plata, fue el que sentó el origen de la metalurgia. Con este material los humanos fabricaron las primeras armas metálicas, que luego reemplazaron por el bronce.

Luego del hierro y el aluminio, el cobre es un metal que se usa mucha en las industrias. Su empleo es importante en electricidad y electrónica por su gran conductividad, en la industria automotor, por ejemplo para llevar gasolina al carburador, y en aleaciones de bronces (aleación de cobre con estaño) y latones (aleación de cobre con zinc). El sulfato de cobre se usa como fungicida.

En Biología es un elemento indispensable para la vida, interviene en el proceso botánico de la fotosíntesis, ayuda a formar los glóbulos rojos y a mantener el sistema óseo, nervioso, inmunitario y circulatorio.